top of page

RealtyQuant Group

Public·115 members
Axel Young
Axel Young

CON EL AMOR NO HAY QUIEN PUEDA ((NEW))


I Hate Valentine's Day (conocida como Al diablo con el amor en Hispanoamérica, Odio el día de San Valentín en Chile y Con el amor no hay quien pueda en España) es una película de 2009 de comedia romántica escrita y dirigida por Nia Vardalos. La película es protagonizada por Vardalos y John Corbett, anteriormente vistos juntos en My Big Fat Greek Wedding.




CON EL AMOR NO HAY QUIEN PUEDA



La florista Genevieve Gernier cree que la mejor manera de obtener amor es no ir más de cinco citas con el mismo hombre. Está obligada a dejar su filosofía cuando conoce a Greg Gatlin, un restaurantero que se muda a su vecindario.


Conozcamos a Genevieve (NIA VARDALOS). Le encanta lo romántico. Le encantan las flores. Le encanta el día de San Valentín. Todo lo cual encaja como propietaria de "Roses for Romance", una pintoresca tienda de flores en pleno centro de un agradable suburbio de Brooklyn, en Nueva York.Su único problema es que aborrece relacionarse. Habiendo sufrido en el pasado en muchas ocasiones cuando se ha tratado de asuntos del corazón, Genevieve se mantiene feliz, no permitiendo que ningún hombre entre realmente en su vida. Las citas es un juego para ella, uno en el que es muy buena. A Genevieve ya no le abandonan, y tampoco le hacen daño porque no se queda el tiempo suficiente como para que las cosas se pongan feas.Y entonces conoce a Greg (JOHN CORBETT). Tiene buen aspecto, es divertido y humilde. Se ha trasladado a la ciudad no hace mucho, dejando atrás su carrera como abogado en Atlanta, para comenzar de nuevo con un restaurante Tapas: "Get On Tapas".Pero, por qué sigue soltero este partido ideal? Porque a diferencia de Genevieve, Greg no tiene sentido del juego. Nunca parece entender las reglas de las citas o el modo en que galantear a una chica.Tras citarse por primera vez, Genevieve explica a Greg sus normas: sólo se cita con una persona en cinco ocasiones, y cuando el romance se ha acabado, cambio de tercio!.Greg opta por probar este nuevo modo de citarse. Le parece un buen modo de evitar sus habituales y desastrosas fracasos. Sin embargo, nadie hubiera podido predecir lo alto que las chispas llegarían cuando los dos están juntos. Ambos se están enamorando locamente. Así que cuando las cinco citas tocan a su fin, la teoría sobre los idilios de Genevieve se ve realmente puesta a prueba. Genevieve ha de enfrentarse a su pasado y admitir que quiere amor, pese a que ello implique el riesgo de que le hagan daño. Greg tiene que tragarse su orgullo, olvidarse de sus inhibiciones, e ir a por ella.Lo que se inicia en un Día de San Valentín, pero que no fructifica hasta ese mismo día un año después, es una historia de amor escrita en pétalos de rosa.


Genevieve (Nia Valardos) es una florista que tiene un peculiar modo de ver la vida. Al haber sufrido demasiado en su pasado por amor, decide que sus relaciones nunca llegarán tan lejos como para poder pasarlo mal. Pero esta declaración de intenciones se verá truncada cuando conoce a Greg (John Corbett), el dueño de un restaurante al que tampoco se le da demasiado bien esto de llevar una relación. Entre ambos nacerá un sentimiento que ninguno de los dos podrá obviar.


Desde 2005, Anatomía de Grey ha superado lo peor que le puede pasar a una producción de largo recorrido: la desbandada de sus actores principales. Tras cinco temporadas, la dulce y cándida Catherine Heigl (Izzie) abandonó la serie después de que la cadena cancelase con antelación su contrato por un ataque de divismo. Isaiah Washington (Preston Burke) lo hizo dos años más tarde. Le invitaron a irse después de que llamase marica a uno de sus compañeros de reparto, T. R. Knight (O' Malley), que se marchó en 2009 porque cada vez tenía menos peso en la serie. Las dos ausencias que provocaron más taquicardias entre los seguidores fueron las de Sandra Oh (2014), que encarnaba a una de las mejores amigas de Mederith, Cristina Yang, porque consideraba que había cumplido un ciclo. Al año siguiente les entraron convulsiones cuando el gran amor de la protagonista, el doctor Sheperd (Patrick Dempsey), desapareció. Primero provocó que entrase en cólera Rhimes porque el rodaje se estaba convirtiendo en un infierno por su causa, y por su líbido, ya que mantenía una relación con una mujer del equipo. Una de las que más se alegró con la decisión fue Ellen Pompeo, ya que siempre quiso aliarse con él para negociar sus respectivos salarios. Otros de los que desertó fue Eric Dane (Mark Sloan), apodado el doctor macizo porque quería interpretar a un personaje de acción. Para darles una salida digna? de la serie, la mayoría de ellos terminaron en la morgue del hospital más famoso del mundo.


quien no lleve esto en su maletaque no se atreva [End Page 180] ser mujer de mundo también suponeun cariz peligrosoque incluyeruleta, doble juegoaguante del bourbónescalera caracolespionajemúsicacon voz de Frank Sinatrade fondoy no ver amanecerpor la mano estiradahacia el tubo vacío de seconal


Al responder a una pregunta insidiosa, Jesús se injerta en esa gran tradición profética y rabínica que andaba en busca del principio unificador de la Torá, es decir, de la enseñanza de Dios contenida en la Biblia. Rabí Hillel, un contemporáneo suyo, había dicho: No le hagas al prójimo lo que te resulta odioso a tí, ésta es toda la ley. El resto es sólo comentario (2). Para los maestros del judaísmo, el amor al prójimo deriva del amor a Dios que creó al hombre a su imagen y semejanza, por lo que no se puede amar a Dios sin amar a su criatura: éste es el verdadero motivo del amor al prójimo y es un principio grande y general en la ley (3).Jesús reivindica este principio y agrega que el mandamiento de amar al prójimo es semejante al primero y más grande de los mandamientos, es decir, el de amar a Dios con todo el corazón, la mente y el alma. Afirmando una relación de semejanza entre los dos mandamientos Jesús los une definitivamente y así lo hará toda la tradición cristiana; como dirá en forma tajante el apóstol Juan: Cómo puede amar a Dios, a quien no ve, quien no ama a su hermano, a quien ve? (4).


Sí, el amor verdadero ama al otro como a sí mismo. Y esto hay que tomarlo al pie de la letra: es necesario realmente ver en el otro a otro sí mismo y hacer al otro lo que uno haría a sí mismo. El amor verdadero es el que sabe sufrir con quien sufre, gozar con quien goza, cargar con el peso de los otros; que sabe, como dice San Pablo, hacerse uno con la persona amada. Por consiguiente, no es un amor sólo de sentimiento, de hermosas palabras, sino de hechos concretos.Quien es de otro credo religioso trata también de hacer lo mismo siguiendo la llamada regla de oro, que encontramos en todas las religiones. Esta regla dice que debemos hacer a los otros lo que querríamos que se nos hiciera a nosotros. Gandhi la explica de un modo simple y eficaz: No puedo hacerte daño sin herirme a mí mismo (7).Este mes, por lo tanto, tiene que ser una oportunidad para volver a poner a foco el amor al prójimo, que tiene muchos rostros: el vecino de casa, la compañera de escuela, el amigo o el pariente más cercano. Pero tiene también los rostros de esa humanidad angustiada que la televisión trae a nuestras casas desde los lugares de guerra y de catástrofes naturales. En un tiempo nos eran desconocidos y lejanos miles de kilómetros. Ahora también ellos se han vuelto prójimos.El amor nos sugerirá qué hacer en cada caso y poco a poco dilatará nuestro corazón a la medida del corazón de Jesús.


Torno al tratar de los negros de Etiopía, en donde se cargan todos los que llevan á Indias y traen á estos reinos. Este trato es en dos maneras: uno de los que por pmpia autoridad arman para ir á aquellas gentes y robar esclavos, que traen ó compran de los oíros que han robado. Estoes cosa cLira que es contra conciencia; porque es guerra injusta y robo manifiesto, no respecto de que entran en la tierra, que es de otro reino, sino que no tienen autoridad para lo que hacen, y es contra lodo derecho, divino y humano, enojar á quien no les ha enojado, cuanto más privarlos de su libertad y ponerlos en servidumbre, que os igual á muerte. Otro trato os de quien los compra de los portugueses, que con autoridad de su rey los contratan y públicamente venden, y así acá como allá se pagan derechos de su contratación, como cosa pública y permitida. En cuanto al fuero exterior, no se puede poner duda en este contrafoque es permitido, pues los reyes lo consienten. En el fuero interior y del ánima también debe de ser bueno, pues que se hace públicamente y no hay quien diga mal de olio, ni religioso que lo contradiga, como habia para cada indio cuatrocientos defensores que no se hiciesen esclavos; antes veo que se sirven de ello.


Sin freno ni pudor, encenegada Allí en las ondas del deleite impuro, Tú vives sin pensar en lo futuro, De tus deberes santos olvidada. Quién puede contener la arrebatada Corriente que te arrastra á un mal seguro? Para volverte al bien ya no hay conjuro, Y ruedas al abismo, despeñada. Qué horrible despertar el que te espera Tras ese sueño del amor insano! Qué horrenda realidad tras la quimera Del goce que imaginas soberano, Al llegar la vejez adusta y fiera Con sus arrugas y cabello cano....!


Todos estos perjuicios deben tener presentes las Leyes, y por esta razón, aunque la pérdida de un Ciudadano a quien se quitó la vida, es un daño absolutamente irreparable, no por eso dejan de imponer al homicida una pena, una aflicción, que o imposibilitándole, o retrayéndole a él, y a todos aquellos, a quienes pudiera pervertir su ejemplo, con el miedo de padecer otra igual, de cometer semejantes excesos; restablezca a todos los Ciudadanos en la seguridad que les quitó el delincuente, así de su parte, como de la de todos los demás. 350c69d7ab


About

Welcome to the group! You can connect with other members, ge...

Members

bottom of page